Resumen de Hermenéutica.

 Definiciones fundamentales

Se dice que la palabra hermenéutica tiene su origen en el nombre Hermes, el dios griego que servía como mensajero de los dioses, trasmitiendo e interpretando sus comunicaciones.

En su sentido técnico, se define la hermenéutica como la ciencia y el arte de la interpretación bíblica. Se le considera ciencia porque tiene reglas que pueden clasificarse en un sistema ordenado. Se le considera arte porque su comunicación es flexible y, por tanto, pudiera distorsionarse el verdadero sentido de una comunicación si se aplican las reglas de manera rígida y mecánica. Para ser un buen intérprete se deben aprender las reglas de la hermenéutica así como el arte de aplicar tales reglas.

La teoría hermenéutica se divide en dos categorías: hermenéutica general y especial. La hermenéutica general es el estudio de las reglas que rigen la interpretación de todo el texto bíblico. Incluye el análisis histórico-cultural, contextual, léxico-sintáctico y teológico. La hermenéutica especial es el estudio de las reglas que se aplican a géneros específicos, como parábolas, alegorías, tipos y profecía.

Relación de la hermenéutica con otras esferas del estudio bíblico

La hermenéutica no está aislada de otras esferas del estudio bíblico. Está relacionada con el estudio del canon, la crítica textual, la crítica histórica, la exégesis y las teologías bíblica y sistemática. Entre esas diversas esferas del estudio bíblico, el aspecto que conceptualmente precede a todas las demás es el estudio de la canonicidad; es decir, la diferenciación entre aquellos libros que llevan el sello de la inspiración divina y los que no lo llevan. Esencialmente el proceso de canonización era histórico, en el cual el Espíritu Santo guío a la iglesia a reconocer que ciertos libros tenían el sello de la autoridad divina.

La esfera de estudio bíblico que conceptualmente sigue al desarrollo del canon es el de la crítica textual, algunas veces conocida como la baja crítica. La crítica textual es el intento de determinar las palabras originales de un texto. La crítica textual es necesaria porque no tenemos los manuscritos originales, sólo muchas copias de los originales, y dichas copias contienen variantes entre ellas. Mediante una cuidadosa comparación de un manuscrito con otro, los críticos textuales realizan un servicio de incalculable valor al proporcionarnos un texto bíblico que se aproxima mucho a los escritos originales dados a los creyentes del Antiguo y del Nuevo Testamento.

Se conoce la tercera esfera de estudio bíblico como la crítica histórica o alta crítica. Los eruditos de esa esfera estudian la paternidad literaria de un libro, la fecha de su composición, las circunstancias históricas que rodean su composición, la autenticidad de su contenido y su unidad literaria. Muchos de los que se han ocupado de la alta crítica han comenzado con presuposiciones liberales, y por esa razón los creyentes conservadores a menudo han igualado la alta crítica con el liberalismo. Ese no tiene por qué ser el caso. Es posible participar en la crítica histórica manteniendo presupuestos conservadores. El conocimiento de las circunstancias históricas que rodearon la composición de un libro es esencial para una adecuada interpretación de su significado.

Sólo después del estudio de la canonicidad, la crítica textual y la crítica histórica, el erudito está listo para hacer exégesis. La exégesis es la aplicación de los principios de la hermenéutica para arribar a una correcta interpretación del texto. El prefijo ex ("fuera de", "desde") lleva a la idea de que el intérprete está tratando de derivar su interpretación a partir del texto, en vez de leer su significado hacia el texto (eisegesis).

Después de la exégesis están las esferas gemelas de la teología bíblica y la teología sistemática. La teología bíblica es el estudio de la revelación divina como está dada a través del Antiguo y el Nuevo Testamento. Elabora la pregunta: "¿Qué agrega esa revelación específica al conocimiento que los creyentes ya poseían en esa época?" Trata de mostrar el desarrollo del conocimiento teológico a través de las eras del Antiguo y del Nuevo Testamento.

En contraste con la teología bíblica, la teología sistemática organiza la información bíblica de una manera lógica antes que histórica. Trata de colocar junta toda la información sobre un tema dado de manera que podamos comprender la totalidad de la revelación de Dios para nosotros sobre ese tema. Las esferas de la teología bíblica y la sistemática son complementarias: juntas nos dan una comprensión mejor que si cada una se estudiara aisladamente.

La necesidad de la hermenéutica

Nuestra comprensión de lo que leemos u oímos generalmente es espontánea, pues las reglas por las que interpretamos el significado ocurren automática e inconscientemente. Cuando algo bloquea esa comprensión espontánea del significado, nos volvemos más conscientes del proceso que usamos para comprender (por ejemplo, cuando traducimos de un idioma a otro). La hermenéutica es esencialmente una codificación del proceso que por lo general empleamos en un nivel inconsciente para comprender el significado de una comunicación. Cuantos más bloqueos haya en la comprensión espontánea, tanto mayor será la necesidad de la hermenéutica.

Cuando interpretamos la Biblia, hay diversos bloqueos a una comprensión espontánea del significado original del mensaje.

• Hay un abismo histórico por el hecho de que nos hallamos ampliamente separados en el tiempo de los escritores y los lectores originales.

• Hay un abismo cultural que resulta del hecho de que hay diferencias importantes entre la cultura de los antiguos hebreos y la nuestra. (No reconocer la diferencia entre los dos, puede resultar en serios malentendidos del significado de las palabras o acciones bíblicas.)

• Hay un abismo lingüístico. La Biblia fue escrita en hebreo, arameo y griego; tres idiomas que tienen estructuras y modismos muy diferentes de los nuestros.

• El abismo filosófico. Conceptos acerca de la vida, de las circunstancias, de la naturaleza del universo difieren entre varias culturas. Para trasmitir un mensaje de forma válida de una cultura a otra, el traductor o lector debe estar consciente de las semejanzas y los contrastes de las cosmovisiones.

La hermenéutica es necesaria, entonces, debido a los abismos cultural, histórico, lingüístico y filosófico que bloquean una comprensión espontánea y exacta de la Palabra de Dios.

Lo resumimos así:

Exegesis: La exégesis es la aplicación de los principios de la hermenéutica para arribar a una correcta interpretación del texto. El prefijo “ex” ("fuera de", "desde") lleva a la idea de que el intérprete está tratando de derivar su interpretación a partir del texto, en vez de leer su significado hacia el texto (“eisegesis”). La exégesis es la aplicación de los principios de hermenéutica para entender el significado que el autor tenía en mente.

Exégesis contesta la pregunta: ¿Cuál es el significado original que el escritor original quiso dejar en el texto bíblico original para sus lectores originales? 

Hermenéutica: (del griego ερμηνευτική τέχνη [ermeneutiké tejne], ‘interpretar’, ‘traducir’, ‘explicar’), es el conocimiento y arte de la interpretación de los textos, para determinar el significado exacto de las palabras mediante las cuales se ha expresado un pensamiento. En palabras simples: es la ciencia y el arte de la interpretación del texto bíblico.

Hermenéutica contesta la pregunta: ¿Cuál es el significado del texto bíblico original para el lector de hoy?

Fases de la interpretación. 

Escrudiñar (exégesis)

La Palabra de Dios para saber o conocer lo que dice  ¿Qué dijo Dios?

Interpretar (hermenéutica)

La Palabra de Dios para entender lo que dice  ¿Qué significa lo que Dios dijo?

Aplicar (teología práctica)

La Palabra de Dios para vivir lo que dice  ¿Hacer o practicar lo que Dios dijo?

 

La Inspiración: Es la cualidad que poseen los libros canónicos de la Biblia como resultado de la obra por la cual el Espíritu Santo dirigió y gobernó a los escritores humanos, sin anular la personalidad de ellos, para que consignaran sin error la revelación divina en las palabras de los manuscritos originales. En otras palabras, definimos a la inspiración, como la obra del Espíritu Santo de Dios, al hacer que los autores de la Biblia escribiesen la Palabra de Dios sin error. Los escritores fueron inspirados en el sentido de que el Espíritu Santo obró por medio de ellos. Las Escrituras son inspiradas en el sentido de que son el producto de la obra del Espíritu Santo por medio de los escritores.  Así, por medio de la inspiración, Dios garantiza el registro fiel de su revelación. 2 Tim. 3:16; 1 Ts. 2:13. El término “inspiración” está tomado de este versículo, y se aplica a la puesta por escrito de la Biblia. La palabra griega que se usa aquí es “zeopneystos” o “theópneustos”, que literalmente significa “respirada por Dios” (“Exhalación” sería una palabra mejor, “exhalada por Dios”).

Opiniones alternativas de la inspiración

El punto de vista que un erudito sostenga sobre la inspiración de la Biblia tiene implicaciones directas para la hermenéutica.

Tres principales puntos de vista sobre la inspiración.

La postura liberal típica sobre la inspiración es que los escritores bíblicos fueron inspirados de manera semejante a Cervantes y otros grandes escritores. Lo que ellos (los escritores bíblicos) transcribieron fueron primitivas concepciones religiosas hebraicas acerca de Dios y de sus obras.

• En la erudición neo-ortodoxa, la mayoría cree que Dios se reveló sólo en actos poderosos, no en palabras. Las palabras de la Biblia atribuidas a Dios son la forma como los hombres entendieron el significado de las acciones divinas. La Biblia llega a ser la Palabra de Dios cuando los individuos la leen, y las palabras adquieren un significado personal y existencial para ellos.

• El punto de vista ortodoxo de la inspiración es que Dios obró por medio de las personalidades de los escritores bíblicos de manera tal que, sin suspender su estilo personal de expresión o libertad, lo que ellos produjeron era literalmente "soplado por Dios" (2 Ti 3: 16; griego “theópneustos”). El énfasis del texto es que la propia Escritura, no los escritores solamente, era inspirada ("Toda Escritura es inspirada por Dios").

Basada en versículos como 2 Timoteo 3:16 y 2Pedro 1:21, la opinión cristiana ortodoxa es que la Biblia es un depósito de verdad objetivo. A diferencia de la postura neo-ortodoxa que concibe las Escrituras como que llegan a ser la Palabra de Dios cuando adquieren un sentido existencial personal, la postura ortodoxa es que la Biblia es, y siempre seguirá siendo, un depósito de la verdad, sea que la leamos y nos apropiemos personalmente de ella o no.

En este espacio encontrarás puntos básicos sobre Hermenéutica.

En estos días, si Dios lo permite, estaremos agregando más información. 
No tardes en visitarnos de nuevo. 
Gracias. 
Dios te continúe bendiciendo.