Lección 1. El Dios Omnipotente


Lectura Bíblica: Salmo 91.


Introducción:

En un mundo que se destruye por causas naturales (terremotos, tsunamis, inundaciones, sequías,
etc.) o por guerras entre los mismos seres humanos, en una sociedad que se desborona por la falta de amor y solidaridad hasta llegar a la insensibilidad; mientras el hombre busca sin encontrar una salida a sus problemas, Dios permanece inmutable en su santidad, amor, paciencia, misericordia y poder. Esperando con ansia el momento en que éstamisma humanidad clame desde lo más profundo de su alma “¡Señor, ten misericordia de mí!”.


1.    ¿Qué queremos decir con “omnipotente”?

La palabra “omnipotente” proviene de la palabra latina omnipotens(omni= todo + potens= poderoso, esto es, todo
poderoso) y se refiere al atributo de tener poder infinito o sin límites. Dios es infinito en Su poder. Porque para Él nada es imposible. Vemos su omnipotencia en la creación y preservación del universo y la raza humana. Él
dijo “sea la luz y fue la luz”, dijo también, “hagamos al hombre a nuestra imagen”, y ahí está el hombre, en otras palabras, nosotros podemos hacer muy poco, pero Él puede hacer lo que quiere hacer y nada ni nadie se lo puede
impedir (Salmo 135:6). Podríamos decir entonces que, el vocablo omnipotente y todopoderoso son sinónimos. Veamos lo que la biblia tiene que decirnos sobre el Dios omnipotente.

 

a)      Dios se auto llama el Todopoderoso. Génesis 17:1; Apocalipsis 1:8

b)      Isaac y Job le llaman el Todopoderoso. Génesis 28:3; Job 8:5

c)      Jesús mismo habla de Dios Padre como el que todo lo puede. Marcos 10:27.

 

2.     ¿Por qué es importante saber que Dios es omnipotente?

 

a)      Saber de la omnipotencia de Dios no invita a alabarle. Salmo 59:16

b)      Saber de la omnipotencia de Dios nos consuela. Isaías 51:12; 2 Corintios 1:4

c)      Saber de la omnipotencia de Dios no ayuda a confiar en Él. Job 31:35; Jeremías 17:7

 

3.     Dios está interesado en usar su poder para el beneficio de la humanidad.

En el Salmo 115:11, la Biblia nos dice: “Los que teméis a Jehová, confiad en Jehová; Él es vuestra ayuda y vuestro escudo”. Es el hombre el que necesita de Dios y no al contrario, es el hombre el que está perdiendo por su empeño en rechazar la mano extendida de Dios. 


Conclusión:

No basta con conocer a Dios intelectualmente, o saber solamente que Él tiene poder para hacer lo imposible, sino que, es muy importante conocer a Dios en la práctica, esto es, que podamos experimentar su gran poder en nuestra vida;cuando venga la prueba o el temor ¡doblar rodilla y clamar a Dios!y así, podamos decir junto con el profeta Jeremías  ¡Oh Señor Jehová! he aquí que tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, ni hay nada que sea difícilpara ti; Jeremías 32:17.

 

No te canses, al final del camino viene el gozo de la recompensa; cuando ves lo que lograste, a pesar de que
otros, trataron de desanimarte. Dios te bendiga.